INTERNACIONALES

EEUU tratará de no dar asilo a migrantes centroamericanos

Autor: AP

16 Jul 2019

EEUU tratará de no dar asilo a migrantes centroamericanos


WASHINGTON.- Dando marcha atrás a una política que ha estado vigente por décadas, el gobierno del presidente Donald Trump señaló el lunes que pondrá fin a las protecciones de asilo para la mayoría de los inmigrantes que se presenten en la frontera sur de Estados Unidos, el intento más aventurado del mandatario de bloquear las solicitudes de asilo y reducir el número de personas que pretenden obtener refugio en el país.

La nueva medida, que se prevé que entre en vigor el martes, abarcará a una gran cantidad de solicitantes de asilo, muchos de los cuales huyen de la violencia y la pobreza en Centroamérica. Con toda seguridad, la propuesta enfrentará impugnaciones legales.

De acuerdo al plan publicado en el Registro Federal, los migrantes que crucen otro país —en este caso, México— en su camino a Estados Unidos, no serán elegibles para asilo. La regla también aplica para los menores que han cruzado la frontera sin compañía de un adulto.

La gran mayoría de las personas afectadas por el dictamen son centroamericanas. Pero, en algunas ocasiones, migrantes procedentes de África, Cuba o Haití y otros países, también intentan ingresar a Estados Unidos por su frontera con México.

Existen excepciones, incluyendo a las víctimas de tráfico de personas y solicitantes de asilo cuya petición fue rechazada por otro país. En caso de que un migrante atraviese por un país que no firmó uno de los principales tratados internacionales (al que pertenecen la mayoría de las naciones occidentales) que rigen el trato que se les da a los refugiados, un inmigrante aún podría solicitar asilo en Estados Unidos.

El secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard declaró el lunes que su país “no coincide con medidas que limitan el acceso al asilo y refugio”. El sistema de asilo en México también se encuentra rebasado actualmente.

Funcionarios del gobierno de Trump aseguran que los cambios tienen la intención de reducir la brecha entre el proceso inicial de asilo, que aprueban la mayoría de las personas, y la decisión final en la que casi todos quedan descartados.